Menu Pestanas PC

martes, 21 de marzo de 2017

Los vínculos son la clave

Casi todos los problemas emocionales que conocemos (ansiedad, miedos, tristezas, inestabilidad, adicciones, problemas alimenticios, de personalidad, etc.) podemos verlos, en mi opinión y si los analizamos a fondo, como expresiones de ciertos trastornos más profundos y determinantes, que podríamos llamar trastornos del vínculo. En los seres humanos, como mamíferos que somos, todo lo bueno y todo lo malo nos llega siempre desde el exterior y sólo podemos incorporarlo a través de los lazos psicoafectivos que establecemos primero con nuestros padres y, posteriormente,  con otras personas de nuestro entorno más íntimo. Ahora bien, ¿qué sucede si dichos lazos están dañados?

En la crianza, la amistad, la pareja, las relaciones sociales, la psicoterapia, todo depende del establecimiento o no de dichos vínculos. Podríamos decir que un lazo sano es como un teléfono: nos permite dar informaciones (es decir, expresarnos, comunicarnos) y recibirlas de otros (escuchar, interiorizar, aprender), lo que nos ayuda a sentirnos integrados en la sociedad y con nosotros mismos. Pero nuestro "teléfono" puede tener el micrófono y/o el altavoz "averiados". Por ejemplo, al micrófono roto lo llamamos bloqueos, represiones. Al auricular que no funciona lo llamamos defensas, narcisismos... Y la "batería" que alimenta nuestro "aparato" se llama confianza... Etc. Por eso, cuando nuestro teléfono no funciona bien en cualquier sentido,  nuestras relaciones se alteran seriamente y comienza el dolor, la soledad y, en consecuencia, los síntomas neuróticos.

Hay personas que sólo pueden hablar. Hay personas que sólo logran escuchar. Hay personas que temen o se enfadan por cualquier cosa que se les dice. Hay personas que no saben lo que sienten, que no saben qué decir, o no se atreven a ello. Hay personas que no quieren hablar ni escuchar a nadie. Hay personas que sólo se miran y se escuchan a sí mismas. Hay personas que desconfían de todo el mundo. Hay personas que sólo quieren estar solas... Todas estas formas de ser las aprendieron, naturalmente, a fuerza de carencias, disgustos, malos tratos y represiones en la infancia y/o en su vida posterior. Porque todos  sabemos que cuando manejamos con descuido cualquier ser (animal, planta, persona o... "teléfono") acabamos "rompiéndolo".

En psicoterapia tratamos de "reparar teléfonos" rotos. Restaurar, en la medida de lo posible, la confianza de las personas en sí mismas y en los demás. Su capacidad de expresarse, de abrirse, de relacionarse con la vida. Y en la medida en que esto se logra, las personas recuperan su capacidad de sentirse valiosos y amados. De amar. Otras veces, en los casos más graves, lamentablemente es muy poco lo que se puede hacer. Pero, a pesar de todo, siempre vale la pena intentarlo, porque la buena vida es como los bosques: un grandísimo espacio de comunicaciones e interacciones psicoafectivas en el que todos dan, todos reciben y, por eso, todos crecen.

1 comentario :

  1. Hola Olga este artículo me recuerda a el otro artículo de los borderline y de las personas que igual padecen oto tipo de transtornos y no mas no tienen "arreglo", me recuerda a mi historia es que te he querido contar y espero algún día te pueda contar por teléfono a ti y José Luis la cual está relacionado con los artículos del decálogo de la madre basura, el narcisismo y el mal y no se si han escrito algo de la personalidad histérica y todo lo que han escrito del dominio, lo que si se me hace muy fuerte es que es mi experiencia con alguien que se dice a si misma psicóloga y psicoterapeuta para variar pero que nunca se ha analizado ni tiene la intención de hacerlo y mientras esa escuela siga emitiendo títulos con esa inconsciencia, y haya gente alrededor de esas personas que "la apoyen" en esos excesos narcisistas :S, la gente va a seguir pensando que así son los psicoterapeutas, cuando en realidad es un teléfono bien roto : pero que en lo personal bajo la bandera de psicólogo/as exparse el daño recibido ante sus potenciales pacientes, se me hace gravisimo eso por que no hay un control de eso :S saludos! bueno menos creo que ya te conté de que va la historia en parte xD saludos!

    ResponderEliminar

Notas:
• Tu comentario aparecerá en cuanto pueda moderarlo.
• Te agradeceré que lo escribas con tu nombre o un seudónimo.
• No aprobaré los comentarios que considere ofensivos o redactados en una linea ajena a la de este blog.
• Si no lo apruebo y deseas saber el motivo, escríbeme con tu nombre, edad y lugar de residencia a: olga@psicodinamicajlc.com
• Recuerda que este blog no es un consultorio online conmigo, ni tampoco un sustituto de la ayuda profesional que tú (o las personas que te preocupan) pudieran necesitar.
¡Muchas gracias por tu visita!