Menu Pestanas PC

miércoles, 12 de julio de 2017

¡No le pidas peras al olmo!

Muchísimas personas no son felices con sus parejas porque esperan o exigen de él/ella muchas cosas que éstas jamás les darán. Y no porque no quieran o porque sean "malas" o "egoístas", como acostumbra a decirse, sino porque no está en su naturaleza o su neurosis específica. Y nunca lo estarán. Obsesionarse con reclamarles ciertas cosas es, por tanto, como pedirle peras al olmo. Es una dolorosa locura íntima. Es, en definitiva, no saber con quién estás. Y quienes más exigen y sufren porque el otro "no les quiere" son los que menos conocen esta obviedad porque son, precisamente, las personas más maltratadas, las que más sufrieron en su infancia y, por lo tanto, las más neuróticas y/o narcisistas.

martes, 20 de junio de 2017

CASOS REALES: Ya no soy tu niña buena


Ya no soy tu niña buena
por VVVV


Ilustración: VVVV 

Me recuerdas que ya no soy tu niña buena.

Que ya no te cuido, que ya no te mimo, que ya no te miro.

Me recuerdas que eres mi madre, y con cierto desatino intento encontrarte.

miércoles, 14 de junio de 2017

Odio al odio

Al principio de las terapias, es habitual que algunos de mis pacientes se muestren resistentes, "alérgicos" al odio que sienten hacia determinados familiares supuestamente queridos, y se sienten molestos (o enfadados) cuando se lo pregunto o señalo, o cuando ellos mismos lo descubren en los tests que realizamos. Algunos no contestan a ciertas preguntas, o cambian el concepto de "odio" por el de "no me gusta", y casi todos se apresuran a aclarar que ellos no odian a nadie y mucho menos a su familia, pareja o hijos, porque "el amor y el odio son incompatibles". Así son las defensas psicológicas de los individuos... y los mitos de la cultura occidental.

martes, 23 de mayo de 2017

Culpar a los demás

Hace algunos años, un anuncio de televisión mostraba a varios niños sentados en una mesita ante una caja de rosquillas prohibidas. Uno de ellos se comía traviesamente (ante el pasmo y la risa de los demás) uno de esos dulces y, al volver el adulto que les había dicho explícitamente que no se los comieran, el rebelde acusaba inmediatamente a otra niña: "¡Ha sido ella!" Es la defensa psicológica más antigua y generalizada del ser humano. "¡Yo no he sido"! Esta es la base de innumerables trastornos psicológicos, de pareja y sociales. "El culpable eres tú, el otro, los demás". ¿Pero nosotros tenemos  alguna parte de responsabilidad en nuestros problemas? ¡No! ¡Nunca! ¿Por qué tantas personas son así?

sábado, 22 de abril de 2017

¿Quién eres tú?

No es signo de buena salud
el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.

Jiddu Krishnamurti

El ser humano necesita sentirse aceptado, querido, pertenecer primero a su familia y, después, a la sociedad en la que vive. Por eso, para calmar su miedo al rechazo, se somete, se conforma, se subordina. Primero a los deseos de sus padres y más tarde a los del mundo.